Blogia
Polemizando

¡Ganado sin tierra!

Quienes escriben las leyes, decretos, resoluciones o directivas que regulan la conducta y la vida de los demás tienen la obligación de hacerlo con mucha seriedad. Por cierto nada se legisla al sol, y no puede culparse al agotamiento de ningún error. Ahora habrá que rectificar gazapos por ejemplo del decreto ley 300 sobre la entrega de tierras por consultarse con la base después de aprobado. Resulta contradictorio que la resolución 492 del ministerio de la agricultura autorice a cualquier persona natural a poseer ganado vacuno aunque no tenga tierras, cuando un médico por ejemplo lo que necesita es leche y no vacas. Pero ocurre que si cualquiera puede poseer padrón, llegas al rebaño de un productor y te puedes encontrar las vacas repartidas afectándose la entrega de leche. No es posible aceptar que crezcan los denominados tenentes de ganando sin tierras cuando desde el 2008 se autorizó entregar tierras para cualquier fin productivo. Hoy están registrados en Villa Clara 3 mil 553 poseedores con mas de 15 mil reses que no tienen tierras. Afortunadamente la propia resolución ofrece en su artículo 8 herramientas para solucionar el problema al obligar a los propietarios a garantizar las condiciones de manejo de los animales, alimentación, bioseguridad, el agua y que no deambulen o pastoreen en áreas tales como franjas de seguridad de carreteras, caminos,  vías férreas, zonas urbanas, instalaciones recreativas, turísticas, deportivas, aeródromos aeropuertos, puertos, polígonos militares y áreas agrícolas ajenas. El principal desliz está cuando dice que en este último caso solo podrán hacerlo si cuentan con la autorización correspondiente. ¿Autorización de quien?. ¿Del dueño de la tierra, de quien la tiene en usufructo?.  ¿Y como podría cumplir entonces con una contratación bien hecha?.  En fin, errores aparte, lo mas importante es dejar claro aquello de ”zapatero a su zapato” Para poseer vacas, alimentarlas y que produzcan leche hay que tener tierras y sembrarle comida. Una provincia que ha entregado más de cien  mil hectáreas de tierras ociosas en los últimos cinco años, cuestionada además reiteradamente por las reses sueltas en vías férreas y carreteras no tiene por qué convivir con esa categoría denominada cándidamente en los informes como “tenentes de ganado sin tierra”.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres