Blogia
Polemizando

LOS BUROCRATAS TAMBIEN DAÑAN AL PERIODISMO

LOS BUROCRATAS TAMBIEN DAÑAN AL PERIODISMO


Con fecha 31 de mayo de 2011 escribí a la sección Cartas a la Dirección de Granma, mi opinión sobre el papel actual de la prensa  a partir de criterios de un lector que si fueron publicados en nuestro órgano oficial sobre el ejercicio de nuestra profesión. Conozco la imposibilidad real de llevar al papel todas las misivas que se reciben por razones de espacio, y me pareció oportuno publicar lo expuesto en ella en mi Página personal.

Soy periodista de una emisora provincial.  Mi primera reacción ante la carta de J. Carreras Pérez-Terán no fue positiva. ¡Tan poco acostumbrados estamos a la crítica!  Pero después medité: Yo también voy directo cada viernes a leer con ansiedad las cartas de los lectores que con lenguaje transparente y preciso expresan la opinión popular.  Lo que si vale aclarar es que los periodistas no solo vivimos en Cuba sino que bregamos junto al segmento más humilde del pueblo, y enfrentamos muchas veces la dificultad adicional de la incomprensión. Dígase solo que un periodista del ICRT es peor remunerado hoy que varios oficios dentro del propio organismo que ni siquiera demandan un título universitario. Nos falta además una Ley de prensa que regule legalmente nuestros deberes y derechos. Pero es verdad que no pocos materiales periodísticos siguen siendo ahora mismo superficiales, triunfalistas y estridentes. Se convirtió en práctica cotidiana repetir informes hasta con su propio lenguaje. Hemos estado a la caza de cualquier visitante para que trasmita elogios a la provincia y  somos expertos en el arte de convertir en buenas las malas noticias. Por ejemplo, hablar de cumplimientos de planes de azúcar, café o construcción de viviendas, sin reflejar los decrecimientos.  Pero no conozco a ningún profesional de la prensa, después de 26 años de ejercicio, que haya sido llamado a contar por triunfalista, escribir loas inmerecidas o reportar actos intrascendentes. Algunos sin embargo han tenido que soportar desagradables discusiones, sin haber sido superficiales, solo porque han expresado  criterios que no han gustado a determinado funcionario con poder, y ello lleva a quienes temen arriesgarse a la actitud más cómoda para evitar incomprensiones. Los burócratas dañan también al periodismo. Es la hora de cambiar, comenzando por quienes administran la actividad periodística, los que deben decidir y los que se atribuyen el derecho de decidir lo que se publica.

No se trata de criticar por criticar, sino de ir a la raíz de los problemas, profundizar en las causas y proponer soluciones siempre que sea posible. El compañero Raúl habló para todos en el sexto congreso del Partido. Haga cada cual lo que le toca.  Los periodistas no somos simples espectadores  del momento crucial que vive la patria, formamos parte del gran destacamento de la revolución. Cada cual tiene bien definida su trinchera, y debemos desterrar de una vez el periodismo lisonjero, tedioso y teorizante para llegar al corazón y el cerebro de la gente,  lo que sería una nueva prueba de nuestra lealtad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres