Blogia
Polemizando

EL ASESOR JURIDICO Y LAS ILEGALIDADES

EL ASESOR JURIDICO Y LAS ILEGALIDADES

 

 

En episodios anecdóticos se concentran verdades. Conozco un director que aplicó erróneamente una medida disciplinaria con un subordinado, sin profundizar en las causas del hecho. El asesor jurídico lo alertó, pero el impuso su criterio y el organismo superior declaró con lugar la reclamación. Eh ahí la importancia de dirigir por los documentos normativos y no engavetarlos. Un director debe tener a la derecha al económico y a la izquierda el asesor jurídico y no ponerse bravo cuando escucha criterios que no coinciden con los suyos. Hágase lo que está estipulado y se evitarán errores. Evitemos también las subjetividades porque puede darse el caso, como me contaron recientemente de un comité de expertos donde se manejó el carácter conflictivo de un excelente trabajador. A esos trabajadores que no venden su alma al mejor postor, no falta quien quiera apartarlos para poder hacer y deshacer y que un coro de aduladores lo aplauda sin chistar. Cuando un asesor jurídico, se siente obviado por el director en la toma de decisiones,  el problema no es de quien está para alertar para que se cumpla lo legislado. Existe una laguna jurídica, el asesor no solo se subordina a la ley, también al director, que muchas veces quiere que haga malabares para justificar su ilegalidad. En una inspección integral al asesoramiento jurídico en Villa Clara en noviembre pasado a mas de trescientas entidades, se detectaron innumerable problemas, incluso, algunas no tenían ni asesoramiento jurídico. Por eso ocurren tantas violaciones.  El proceso de contratación, o sea las relaciones contractuales entre entidades no se realizan correctamente, para hablar con leguaje mesurado. No por gusto el sexto congreso del Partido le prestó especial atención. Incumplir la metodología aprobada para la redacción de las Resoluciones implica no solo un problema técnico, sino un riesgo,  porque detrás de estos errores pueden existir violaciones, por ejemplo, dando la posibilidad a personas no autorizadas legalmente para realizar determinadas funciones, tales como firmar contratos a nombre de la entidad, autorizar la emisión de cheques u otros instrumentos de pago, o resolver conflictos que sobrepasan las funciones de quien resuelve, entre otros. Los juristas están obligados a dictaminar las violaciones que detectan en las entidades que asesoran.  La omisión de algun elemento en el dictamen puede manifestarse o entenderse, como complicidad con los problemas que detecta, o no ser capaz, a partir de un buen asesoramiento, de recomendar soluciones viables. O sea, para que se entienda: La misión de los jurídicos es asesorar bien, la de los jefes, dejarse asesorar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres