Blogia
Polemizando

CUBA, LEAL A FIDEL CASTRO, JAMAS SE RENDIRA.

CUBA, LEAL A FIDEL CASTRO, JAMAS SE RENDIRA.
A pesar de aquel espurio vaticinio de Newsweek de que moriría en el 2010, ahí está Fidel, cumpliendo 85 años este 13 de agosto. No se dan cuenta que el tiene mucho por hacer y alertar todavía en este mundo cruel y cuando llegue su descanso definitivo escalará, sin haber aspirado jamás, al olimpo de la gloria.
Fidel es Cuba y Cuba es Fidel desde hace más de 50 años y sería tedioso el planeta sin él. Más que un guerrero ha sido un pensador, invicto siempre en cualquier circunstancia, aunque nadie haya sido más difamado en la historia contemporánea.
La guerra sicológica comenzó desde aquellos gritos histéricos de la prensa imperial en defensa de los criminales batistianos que fueron fusilados, cuando por primera vez hubo justicia. O cuando nos robaron 14 mil niños con la ignominia de que serían deshojados de la familia y entregados a Rusia.
Son los pueblos los que escogen a sus líderes y ahí está Fidel, con el título moral otorgado para siempre por su lucha tenaz a favor de los humildes de la tierra, a quienes ha enseñado y salvado la vida por intermedio de médicos y maestros en cualquier latitud. Fidel es líder porque sembró ideas, sencillez, humildad, voluntad de lucha, valor, principios, ética, porque siempre ha sido leal, y lealtad con lealtad se paga.
No fue él, fue Nelson Mandela quien reconoció que la nueva Sudáfrica sin apartheid es hija de Cuito Cuanavale, la gran batalla de Fidel en África.
Hasta los que piensan diferente reconocen su estatura gigante. Un expremier británico, Edward Heath, muy cercano a Winston Churchill, contó que la foto más importante es la que tiene con Fidel encima del Piano de su hogar.
Si cayó el muro de Berlín y la isla sigue en pie 20 años después, esa es la obra de Fidel, acompañado por el pueblo, porque jamás ha sido inconsecuente en su larga y limpia trayectoria. Recordemos como su presencia bastó aquel 5 de agosto en nuestro malecón capitalino.
Y Fidel no ha aceptado siquiera el título de héroe aunque nadie discutiría que a él correspondía la primera estrella.
El no solo es el guía e inspirador de cada triunfo, sino que el inmovilismo y la inercia que vivimos por años, son el resultado de no haber estado atento siempre a sus alertas, aunque él con modestia sin par monopolice los errores.
Los tiempos de ahora son difíciles. Arrogante como siempre el imperio lanza bombas por el mundo asesinando mujeres y niños en nombre de la democracia. Cuba cambia, perfecciona su modelo, batalla por mejorarlo todo, pero no se rinde. Nunca lo haremos. ¿Quien podría discutir que hoy tenemos más fuerza y razones para triunfar que aquel diciembre del 56 en Cinco Palmas cuando Fidel dijo Raúl al encontrarlo vivo, “Ahora si ganamos la guerra”.?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres